Actualidad conflicto rusia ucrania articulo de interes Por Jacques Baud

Occidente creó las condiciones del estallido en Ucrania

Por Jacques Baud

Tratemos de examinar las raíces del conflicto ucraniano. Comienza con aquellos que durante los últimos ocho años han estado hablando de «separatistas» o «independentistas» de Donbass. Estos son adjetivos inapropiados. Los referéndums realizados por las autoproclamadas Repúblicas de Donetsk y Lugansk en mayo de 2014 no fueron referéndums de «independencia» como han afirmado algunos periodistas sino referéndums de «autodeterminación» o «autonomía». El calificativo «pro-ruso» sugiere que Rusia fue parte del conflicto, lo cual no fue el caso, y el término «ruso-hablantes» habría sido más honesto. Además, estos referéndums se llevaron a cabo en contra del consejo de Vladimir Putin .

De hecho, estas Repúblicas no buscaban separarse de Ucrania sino tener un estatus de autonomía, garantizándoles el uso del idioma ruso como idioma oficial, porque el primer acto legislativo del nuevo gobierno resultante del derrocamiento del presidente elegido democráticamente Víctor Yanukovich (golpe patrocinado por Estados Unidos) fue la abolición, el 23 de febrero de 2014, de la ley Kivalov-Kolesnichenko de 2012 que hizo del ruso un idioma oficial en Ucrania. Por poner un ejemplo, es como si los golpistas alemanes decidieran que el francés y el italiano dejaran de ser idiomas oficiales en Suiza.

Esta decisión causó una tormenta en la población de habla rusa. El resultado fue una feroz represión contra las regiones de habla rusa (Odessa, Dnepropetrovsk, Kharkov, Lugansk y Donetsk) que se llevó a cabo a partir de febrero de 2014 y condujo a una militarización de la situación y a algunas masacres horribles de la población rusa (en Odessa y Mariupol, las más notables).

En 2014, cuando estaba en la OTAN, era responsable de la lucha contra la proliferación de armas pequeñas y estábamos tratando de detectar las entregas de armas rusas a los rebeldes, para ver si Moscú estaba involucrado. La información que recibimos provino casi en su totalidad de los servicios de inteligencia polacos y no «encajó» con la información proveniente de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa), y a pesar de las acusaciones bastante crudas, no hubo entregas de armas y equipo militar de Rusia.

Los rebeldes estaban armados gracias a la deserción de las unidades ucranianas de habla rusa que se pasaron al bando rebelde. Mientras continuaban los fracasos ucranianos, los batallones de tanques, artillería y antiaéreos engrosaron las filas de los autonomistas. Esto es lo que empujó a los ucranianos a comprometerse con los Acuerdos de Minsk.

Pero justo después de firmar los Acuerdos de Minsk 1, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, lanzó una «operación antiterrorista» masiva contra el Donbass. Mal asesorados por los oficiales de la OTAN, los ucranianos sufrieron una aplastante derrota en Debaltsevo, lo que los obligó a participar en los Acuerdos de Minsk 2.

sE fundamental recordar aquí que los Acuerdos de Minsk 1 (septiembre de 2014) y Minsk 2 (febrero de 2015) no preveían la separación o independencia de las Repúblicas, sino su autonomía en el marco de Ucrania. Aquellos que hayan leído los acuerdos (son muy pocos los que realmente lo han hecho) comprobarán que está escrito que el estatus de las Repúblicas debía ser negociado entre Kiev y los representantes de las Repúblicas para una solución interna dentro de Ucrania.

Por eso, desde 2014, Rusia ha exigido sistemáticamente la implementación de los Acuerdos de Minsk mientras se niega a ser parte de las negociaciones, porque se trata de un asunto interno de Ucrania. Por otro lado, Occidente, liderado por Francia, intentó sistemáticamente reemplazar los Acuerdos de Minsk con el «formato de Normandía», que puso cara a cara a rusos y ucranianos . Sin embargo, recordemos que nunca hubo tropas rusas en el Donbass antes del 23 y 24 de febrero de 2022. Además, los observadores de la OSCE nunca han observado el más mínimo rastro de unidades rusas operando en el Donbass antes de esa fecha. Por ejemplo, el mapa de inteligencia estadounidense publicado por el Washington Post el 3 de diciembre de 2021 no muestra tropas rusas en el Donbass.

En octubre de 2015, Vasyl Hrytsak, director del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), confesó que solo se habían observado 56 combatientes rusos en el Donbass. Esto era exactamente comparable a los suizos que iban a pelear a Bosnia los fines de semana, en la década de 1990, o los franceses que van a pelear a Ucrania hoy.

El ejército ucraniano se encontraba entonces en un estado deplorable. En octubre de 2018, después de cuatro años de guerra, el fiscal militar jefe de Ucrania, Anatoly Matios, afirmó que Ucrania había perdido 2.700 hombres en el Donbass.

De hecho, el ejército ucraniano se vio socavado por la corrupción de sus cuadros y ya no contó con el apoyo de la población. Según un informe del Ministerio del Interior británico, en la captación de reservistas de marzo-abril de 2014, el 70 por ciento no se presentó a la primera sesión, el 80 por ciento a la segunda, el 90 por ciento a la tercera y el 95 por ciento a la cuarta. En octubre-noviembre de 2017, el 70 por ciento de los reclutas no se presentó a la campaña de «Otoño de 2017». Los jóvenes ucranianos se negaron a ir a luchar al Donbass y prefirieron emigrar, lo que también explica, al menos en parte, el déficit demográfico del país.

El Ministerio de Defensa de Ucrania recurrió entonces a la OTAN para ayudar a que sus fuerzas armadas fueran más «atractivas». Habiendo trabajado ya en proyectos similares en el marco de las Naciones Unidas, la OTAN me pidió que participara en un programa para restaurar la imagen de las fuerzas armadas ucranianas. Pero este es un proceso a largo plazo y los ucranianos querían actuar rápidamente.

Entonces, para compensar la falta de soldados, el gobierno ucraniano recurrió a las milicias paramilitares. En 2020, constituían alrededor del 40 por ciento de las fuerzas ucranianas y contaban con unos 102.000 hombres , según Reuters. Fueron armados, financiados y entrenados por Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y Francia. Había más de 19 nacionalidades.

Estas milicias habían estado operando en el Donbass desde 2014 con apoyo occidental. Estas milicias son violentas, transmiten una ideología nauseabunda y son virulentamente antisemitas. Están compuestas por individuos fanáticos y brutales. El más conocido de ellos es el Regimiento Azov, cuyo emblema recuerda a la 2ª División Panzer SS Das Reich, venerada en Ucrania por «liberar» Jarkov de los soviéticos en 1943, antes de llevar a cabo la masacre de Oradour-sur-Glane en 1944 en Francia.

La caracterización de los paramilitares ucranianos como «nazis» o «neonazis» se considera propaganda rusa. Pero esa no es la opinión del Times of Israel, o del Centro de Contraterrorismo de la Academia West Point. En 2014, la revista Newsweek pareció asociarlos más con el Estado Islámico.

Entonces, Occidente apoyó y continuó armando milicias que han sido culpables de numerosos crímenes contra la población civil desde 2014: violaciones, torturas y masacres…

La integración de estas fuerzas paramilitares en la Guardia Nacional de Ucrania no estuvo en absoluto acompañada de una «desnazificación» como afirman algunos.

El estallido de la guerra Como ex jefe de análisis de las fuerzas del Pacto de Varsovia en el servicio de inteligencia estratégica de Suiza, observo con tristeza, pero no con asombro, que nuestros servicios ya no pueden comprender la situación militar en Ucrania. Los autoproclamados «expertos» que desfilan en nuestras pantallas de televisión transmiten incansablemente la misma información modulada por la afirmación de que Rusia, y Vladimir Putin, son irracionales. Analicemos con perspectiva esto.

Desde noviembre de 2021, los estadounidenses han estado amenazando constantemente con una invasión rusa de Ucrania. Sin embargo, los ucranianos al principio no parecían estar de acuerdo. ¿Por qué no?

Tenemos que remontarnos al 24 de marzo de 2021. Ese día, Volodímir Zelenski emitió un decreto para la reconquista de Crimea y comenzó a desplegar sus fuerzas hacia el sur del país. Al mismo tiempo, se realizaron varios ejercicios de la OTAN entre el Mar Negro y el Mar Báltico, acompañados de un aumento significativo de los vuelos de reconocimiento a lo largo de la frontera rusa. Luego, Rusia realizó varios ejercicios para probar la preparación operativa de sus tropas y demostrar que estaba siguiendo la evolución de la situación.

Las cosas se calmaron hasta octubre-noviembre con la finalización de los ejercicios ZAPAD 21, cuyos movimientos de tropas se interpretaron como un refuerzo para una ofensiva contra Ucrania. Sin embargo, incluso las autoridades ucranianas refutan la idea de los preparativos rusos para una guerra, y Oleksiy Reznikov, Ministro de Defensa ucraniano, afirma que no ha habido cambios en su frontera desde la primavera.

En violación de los Acuerdos de Minsk, Ucrania estaba realizando operaciones aéreas en Donbass utilizando drones, incluido al menos un ataque contra un depósito de combustible en Donetsk en octubre de 2021. La prensa estadounidense supo de esto, pero no los europeos; y nadie condenó estas violaciones.

En febrero de 2022 los acontecimientos llegaron a un punto crítico. El 7 de febrero, durante su visita a Moscú, Emmanuel Macron reafirmó a Vladimir Putin su compromiso con los Acuerdos de Minsk, compromiso que repetiría después de su reunión con Volodímir Zelenski al día siguiente. Pero el 11 de febrero, en Berlín, después de nueve horas de trabajo, la reunión de asesores políticos de los líderes del «formato de Normandía» terminó sin ningún resultado concreto: los ucranianos seguían negándose a aplicar los Acuerdos de Minsk, aparentemente bajo la presión de los Estados Unidos. Vladimir Putin señaló que Macron había hecho promesas vacías y que Occidente no estaba listo para hacer cumplir los acuerdos, la misma oposición a un acuerdo que había exhibido durante ocho años.

Los preparativos ucranianos en la zona de contacto continuaron. El parlamento ruso se alarmó; y el 15 de febrero pidió a Vladimir Putin que reconociera la independencia de las Repúblicas, a lo que inicialmente se negó.

El 17 de febrero, el presidente Joe Biden anunció que Rusia atacaría Ucrania en los próximos días. ¿Cómo sabía esto? Es un misterio. Pero desde el día 16, el bombardeo de artillería sobre la población de Donbass aumentó dramáticamente, como muestran los informes diarios de los observadores de la OSCE. Naturalmente, ni los medios de comunicación, ni la Unión Europea, ni la OTAN, ni ningún gobierno occidental reaccionaron o intervinieron. Más tarde se diría que se trataba de desinformación rusa. De hecho, parece que la Unión Europea y algunos países han guardado silencio deliberadamente sobre la masacre de la población de Donbass sabiendo que esto provocaría una intervención rusa.

Seguir este articulo en su fuente original, (periodismo alternativo) cliquea en la imagen. o bien en el logotipo

Este articulo fue sacada de la fuente de periodismo alternativo, muy interesante el analisis de J.Baud       

CONTINUA EL CONFLICTO RUSIA Y UCRANIA

Casi todas las noticias sobre este conflicto nos ponen en el punto de mira a Putin, como un tirano y sanguinario imperialista come-niños, posiblemente de lo segundo pueda presumir de ello, aunque sabemos todos que en los últimos tiempos hubo otras y tantas muchas guerras de las cuales se ha mencionado lo justo(entre ellos el conflicto palestino, israelí), esta es siendo televisada y la agenda tanto política como mediática la marcan estos, "los medios" es un tema complicado como para frivolizar con el, la cuestión es en los momentos mas bajos de la OTAN cuando ya casi nadie pregunta por su existencia, sale este conflicto con determinación entre territorios colindantes, donde como en casi todos los del resto de este mundo globalizado, existen conflictos similares, divisiones de idiomas, cultura y territoriales, en España tenemos varios casos, los mas sonados son El Pais Vasco y Cataluña, que podrían haber acabado de forma similar, se que no es lo mismo pero es necesario hacer este prologo de esta manera para redirigir este tema.

RUSIA-UCRANIA, ¿TRAMA DIRIGIDA O DICTADOR LOCO? Bueno estábamos, en que es un conflicto tensionado con guerras ya en esos territorios desde hace algun tiempo Euromaidán Adhesión de Crimea a Rusia Guerra del Donbás Crisis del Dombás de 2021-2022 y este ultimo Invasión rusa en Ucrania de 2022, que hasta el momento estaban en este mismo contexto, de esos territoritos, valga la redundancia, en el 2021 sale la solicitud de ucrania anexionarse a la OTAN y ser uno mas del club de la UE, claro esta que a Rusia, no a Putin (será el dictador pero no deja de ser un ruso mas, claro que ser dictador es terrible y eso solo lo saben aquellos que lo sufrimos), dicho esto como musico y no analista político vaya por delante, voy a dejar una serie de información que puede resultar contradictoria entre si, y que case con el titular, RUSIA-UCRANIA, ¿TRAMA DIRIGIDA O DICTADOR LOCO? porque todas las noticias de actualidad parecen dar de perdedor a Rusia y a Putin el magnifico como derrotados en este relato, yo tengo mi opinión, pero en este caso me la reservo.

Guerra en Ucrania: Marcos e iniciativas de paz por Kristian Herbolzheimer

Dejo este articulo que me parecio muy interesante (Artículo publicado originalmente en catalán en Crític el 25 de febrero de 2022.)

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha iniciado una guerra que, además de las consecuencias humanitarias, económicas, políticas y ambientales, tendrá un impacto nefasto sobre los esfuerzos de construcción de paz, no sólo en Ucrania, sino en Europa y a nivel mundial.

 

Las noticias de los últimos meses se han centrado en los despliegues de fuerzas, las maniobras militares y las transferencias de armas a la zona. Pero estas informaciones no nos han ayudado a entender los referentes históricos de entendimiento entre ambas partes, ni las iniciativas diplomáticas y sociales de diálogo que se han desplegado desde hace años para evitar la situación actual.

 

Marco local

 

Los antecedentes inmediatos de la actual invasión rusa ocurrieron en 2014, cuando las dos regiones más orientales de Ucrania, Donetsk y Lugansk, declararon su independencia. En pocos meses, la confrontación entre milicias independentistas con el apoyo de Rusia y las fuerzas ucranianas causó 14.000 muertes. Los esfuerzos diplomáticos por poner fin a la confrontación fueron liderados por el Cuarteto de Normandía, integrado por Francia, Alemania, Rusia y Ucrania. En septiembre consiguieron que Ucrania, Rusia y los líderes de las dos repúblicas rebeldes firmaran los Acuerdos de Minsk, que establecían un alto el fuego y una hoja de ruta para resolver el conflicto que establecía, entre otras medidas, la autonomía de Lugansk y de Donetsk. Ambos bandos han violado múltiples veces el alto el fuego, tal y como ha documentado la misión de observación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Ambas partes también han tenido reticencias por motivos opuestos para implementar las reformas previstas en los acuerdos.

 

En paralelo a la labor diplomática, también han proliferado iniciativas de la sociedad civil para promover el diálogo entre personas que viven en las regiones secesionistas y el resto de Ucrania. Como bien sabemos en Cataluña, la polarización propia de cualquier conflicto político proyecta imágenes estereotipadas y marcos mentales de “nosotros” y “ellos”. También se han promovido espacios de análisis conjunto entre personas rusas y ucranianas para aportar propuestas a la agenda política. Y ha habido esfuerzos por reforzar la capacidad de monitorización de la OSCE.

 

Marco europeo

 

La tensión entre Occidente y Rusia tuvo su máxima expresión durante la Guerra Fría. Pocos años después de terminada la Segunda Guerra Mundial se crean las alianzas militares del Pacto de Varsovia y de la OTAN, y comenzó una escalada armamentista especialmente alarmante por la proliferación de misiles nucleares a ambos lados. Esta absurda dinámica impulsó el movimiento pacifista en Europa y se consiguió frenar, finalmente, a partir de diversas iniciativas que destacamos a continuación:

 

En 1975, después de dos años de negociaciones, 35 estados (incluyendo Estados Unidos, Canadá y todos los europeos excepto Albania y Andorra) firmaron la Declaración de Helsinki en un intento de mejorar las relaciones entre el bloque comunista y Occidente. Entre los acuerdos destacan el punto de no recurrir a la amenaza o uso de la fuerza, la inviolabilidad de las fronteras y la solución pacífica de controversias.

 

En 1982, una Comisión Independiente sobre Desarme y Seguridad, con personas de los dos bloques enfrentados bajo el liderazgo del primer ministro de Suecia Olof Palme, presentó un informe bajo el nuevo concepto de “seguridad común”. La idea básica de este concepto es que ningún país puede obtener seguridad tomando decisiones unilaterales sobre su despliegue militar, porque la seguridad depende también de las acciones y reacciones de los adversarios potenciales. Por tanto, la seguridad sólo se puede encontrar a través del diálogo y de la cooperación con estos adversarios.

 

Poco antes de implosionar la Unión Soviética, y partiendo de la Declaración de Helsinki, una cumbre internacional produjo la Carta de París por una nueva Europa. El objetivo era invitar a los países del antiguo bloque oriental al marco político e ideológico de Occidente. La Carta de París puso las bases para impulsar, en 1994, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, que agrupa a 57 estados miembros con el fin de garantizar la paz, la democracia y la estabilidad. La OSCE aborda el tema de la seguridad de forma integral desde los ejes político-militar, económico, medioambiental y humano. Las declaraciones de Estambul (1999) y de Astaná (2010) reafirman que «la seguridad de cada Estado participante está inseparablemente ligada a la de todos los demás». La OSCE trabaja, entre otros temas, el control de armamentos, los derechos humanos, la democratización, las estrategias policiales, el antiterrorismo, la buena gobernanza, la seguridad energética, la libertad de los medios informativos y los derechos de las minorías.

 

Finalmente, en 1997 la OTAN y Rusia firman el Acta fundacional de relaciones, cooperación y seguridad. Ambas partes afirmaban que no se veían como adversarios y se comprometían a construir una paz estable y duradera en el ámbito euroatlántico basada en los principios de la democracia y de la seguridad cooperativa.

 

El futuro de la paz y de la seguridad en Europa

 

A pesar de las declaraciones y compromisos, las relaciones de Occidente con Rusia se han ido deteriorando a lo largo de las últimas décadas. La OTAN se amplió, en 1999 primero y en 2004 después, con 10 nuevos miembros de la antigua órbita soviética. Y en 2008, el entonces secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, hizo la oferta desafortunada para la futura incorporación de Ucrania y de Georgia, uno de los gestos que ahora han servido en Putin de excusa para invadir Ucrania.

 

Si Putin no hubiera atacado a Ucrania, la crisis con Rusia habría sido una buena razón para una revisión crítica del papel de la OTAN y de la arquitectura de seguridad de Europa. A pesar de los acuerdos internacionales, en los últimos años se ha producido una escalada en el gasto militar, y la Unión Europea está adoptando un lenguaje y unas medidas que le alejan de su compromiso con la primacía de los valores democráticos y de los derechos humanos.

 

Ahora, sin embargo, la guerra de Ucrania hace inviable, al menos en el corto plazo, volver a poner sobre la mesa las propuestas de desarme y de desmilitarización; al contrario: el presidente ruso conseguirá reforzar la OTAN, y la opinión pública europea se preguntará por qué no hacer frente a Putin con el poder de las armas.

 

El futuro inmediato es imprevisible. Lo que está claro es que la palabra de Putin no tiene ninguna credibilidad y quizás habrá que esperar su defenestración política hasta que se pueda reanudar la vía del diálogo y de la cooperación, aprendiendo de los errores del pasado y construyendo una nueva arquitectura de paz y de seguridad lo suficientemente sólida para evitar la desestabilización que pueden provocar líderes desbocados.

Rusia y Ucrania: "Durante décadas ha habido advertencias de la provocación que es para Moscú la expansión de la OTAN"...BBC

Ronald Suny     

A medida que la lucha se desarrolla en Ucrania, dos versiones de la realidad que subyacen del conflicto miran a través de una profunda división, sin conceder ninguna verdad a la otra.

La opinión más extendida y familiar en Occidente, particularmente en Estados Unidos, es que Rusia es y siempre ha sido un Estado expansionista, y su actual presidente, Vladimir Putin, es la encarnación de esa ambición rusa esencial: construir un nuevo imperio ruso.  seguir leyendo  BBC NEWS

 
 

ÚLTIMA HORA: Ucrania pide a ISRAEL su Sistema ANTIMISILES (Guerra Rusia NOTICIAS 2022) Putin OTAN

RUSIA ataca un CENTRO COMERCIAL en KIEV | EL PAÍS

Rusia ha atacado en la madrugada de este lunes un centro comercial en el distrito de Podil, en Kiev. Varias viviendas han resultado dañadas en un bombardeo que deja un saldo de al menos seis personas fallecidas. Las imágenes distribuidas por el servicio ucranio de emergencias muestran la grabación de una cámara de seguridad que ha captado el momento de la explosión y el posterior despliegue de los bomberos, incluido el rescate de un hombre de entre los escombros. Reuters ha difundido después imágenes grabadas durante la mañana, en las que se aprecian los destrozos provocados por el ataque. Este lunes se cumplen 25 días de la guerra en Ucrania tras la invasión ordenada por Vladímir Putin. Visita http://elpais.com

La Base #13 - Medios comprados en la guerra del PP

#EnLaFrontera604 - Zasca - Tres verdades incómodas sobre Ucrania que dolerán a más de uno

PUEDE INETERESARTE

JAZZ

Charles Berthoud

Tal vez ya lo conocen por su proyección en Youtube, utiliza mucho la técnica del tapping y suele abordar piezas clásicas. Últimamente se ha popularizado algo por un duelo bajístico que tuvo con Davie504.

Leer más »

MUSICA

GATO BARBIERI

Leandro Barbieri, más conocido como El Gato Barbieri (en español, “Barbieri The Cat”) fue un saxofonista tenor y compositor de jazz argentino.
Nacimiento: 28 de noviembre de 1932 en Rosario, Provincia de Santa Fe, Argentina.
Murió: 2 de abril de 2016 en Nueva York, NY, EE. UU.

Leer más »

DEBATE

ARMAS Y DESTRUCCION

EL ETERNO DEBATE DE LAS ARMAS EN MANOS DE LOS CIUDADANOS, COMO DEFENSA, LA MEJOR DEFENSA ES LA DE LA LEY Y EL RESPETO, UNA HERRAMIENTA EN MANOS DE UN IRREPONSABLE MATA.

Leer más »

UN POCO DE HUMOR

Berto Romero es Vladímir Putin: “Nunca sabes por donde te voy a salir, soy un presidente ninja”

0Shares
    
Scroll Up